La salsa Tzatziki es una verdadera delicia y muy adictiva, es una de las salsas griegas por excelencia que se puede combinar con muchos alimentos, especialmente con verduras frescas, ideal para wraps y rollos de pita.

Una de las cosas que más me sorprende de esta salsa es la evolución que va teniendo al reposar en frío en la nevera. Pasadas unas horas todas las esencias de las especias frescas y los ácidos del yogurt van surtiendo efecto y realzando los sabores específicos de cada uno de ellos.

Además el aceite de oliva virgen le confiere carácter y contundencia.

Una variación que he probado es utilizar yogurt de oveja. El resultado una verdadera pasada, contundente pero maravilloso ya que al macerar con el resto de ingredientes le confiere carácter y originalidad.

Espero que os guste. Bienvenidos al #greenmonday

1º Pelamos y quitamos las pepitas del pepino. Rallamos y con una pizca de sal dejamos reposar 20 minutos en un colador.

dsc02413-copia

2º En un bol mezclamos el pepino, el yogurt oveja, perejil, hierbabuena y eneldo.

dsc02415-copia

3º Ahora un toque de aceite de oliva virgen, un ajo picado fino, el zumo de 1/2 limón y 2 cucharadas de Mediterranea Agua de Mar. Dejamos reposar mínimo 30 minutos.

4º Si lo deseamos podemos poner un poco de pimienta, cuanto más tiempo esté en el frigorífico mejor.

dsc02444-copia

 

Esperamos que os guste esta receta de salsa Tzatziki.